cruz.jpg

La música de capilla de la Cruz de Guía Servita

escudo-servitas2.png

En 1994 el insigne hermano servita e imaginero Antonio Dubé de Luque tuvo la idea de contratar a un grupo de música de capilla en la Cruz de Guía. El primer trío de capilla lo formaron Miguel Ramos Cabrera (oboe), Blas García Carmona (clarinete) y Vicente Lázaro Béjar (saxofón barítono), oficiales músicos de la banda Soria 9. Aquella tarde de Sábado Santo la cofradía salió de la Iglesia de La Anunciación.

 

En años sucesivos fueron acompañando otros tríos, en ocasiones músicos de las bandas de los pasos de la cofradía a menudo oboe, clarinete y saxofón barítono, saxofón tenor o clarinete bajo. La música consistía en piezas para trío, principalmente las conocidas como Saetas del Silencio.

 

En el año 2002 miembros de la Cofradía supieron de la creación del grupo San Telmo y les propusieron formar parte del cortejo. Así, desde ese año y hasta la actualidad, San Telmo ha acompañado a la Cruz de Guía los Sábados Santos.

 

Los primeros años San Telmo actuó como trío interpretando el repertorio clásico de capilla sevillano: las Saetas del Silencio, piezas de José Manuel Delgado, Antonio Pantión, así como unas piezas dedicadas a la hermandad, Anuncios a la Cruz de Guía de la Hermandad Servita de Paulina Ferrer y Tríptico a la Cruz de Guía Servita (La salida, Ante Sor Ángela y Por Dueñas de recogidade Francisco Pastor Bueno. Esta preciosa pieza la interpreta San Telmo invariablemente cada año desde 2002 en los sitios indicados en el título, con la excepción de Por Dueñas de recogida que, después de la modificación del recorrido, se interpreta en la calle Doña María Coronel. 

 

A partir de 2006 el grupo incorporó la flauta al trío ampliando su repertorio con adaptaciones para cuarteto de viento de obras clásicas de los autores más importantes de la historia de la música. Estas obras son piezas cortas generalmente en tonalidades menores, de ritmo pausado y con poco contrapunto. Estas características corresponden al estilo de las capillas clásicas de la Semana Santa de Sevilla. La tonalidad original de las obras es a veces transportada a otras más cómodas para nuestra formación. Este préstamo de obras no es único de San Telmo: otros autores conocidos como José Albero o Abel Moreno también han hecho adaptaciones clásicas para capillas o para marchas de procesión.

 

Es necesario añadir que la mayoría de la música de capilla propia de la Semana Santa está compuesta para trío de viento (oboe, clarinete y fagot) y no para cuarteto (flauta, oboe, clarinete y fagot), tan solo una decena de piezas están compuestas expresamente para esta formación. ¿Por qué entonces San Telmo es un cuarteto y no un trío? En primer lugar es precisamente por la existencia de los famosos Motetes al Cristo de la Coronación que el compositor sevillano Vicente Gómez-Zarzuela compuso para la Hermandad del Valle para cuarteto de viento y niños cantores. La belleza y la calidad de estas piezas unidas a la autoridad musical de Gómez-Zarzuela nos animaron a rescatar esta formación mucho tiempo olvidada. En segundo lugar, por una razón puramente musical: la cuarta voz permite una armonía mucho más rica y variada, más interesante de tocar y más agradable para escuchar.

Revisado en la cuaresma de 2021